El Electrocardiograma en la Hiperpotasemia

A pesar de tratarse de un texto de EKG básico, existe una alteración electrolítica de especial relevancia que no debemos dejar de mencionar.

Los límites entre los que se mueven las concentraciones de potasio en el líquido extracelular son muy estrechos, y pequeñas variaciones pueden provocar graves alteraciones en la excitabilidad, la frecuencia y el ritmo cardíaco.

Además, los cambios electrocardiográficos de la hiperpotasemia son muy característicos, y a menudo tienen correlación estrecha con los niveles de potasio sérico, por lo que el electrocardiograma se convierte en una guía muy precisa y valiosa en este trastorno electrolítico. Recomendamos memorizar estas imágenes.

La alteración más precoz, se puede presentar con  niveles de potasio entre 5.5 y 6.5 mEq/l, es la alteración de la repolarización, con aparición de ondas T picudas, altas y simétricas (“en tienda de campaña”).

Con niveles entre 6.5 a 7.5 mEq/l hay prolongación progresiva del PR, hasta la desaparición de la onda P, y ensanchamiento del complejo QRS.

Cuando el potasio aumenta de 7.5 mEq/l continúa ensanchándose el complejo QRS hasta presentar fusión con la onda T.

Progresivamente, a medida que se incrementan los niveles de potasio (>10 mEq/l), se agravan los cambios presentando una imagen sinusoidal de bloqueo de rama.

Finalmente, ante un potasio mayor de 12 mEq/L, se observa elevación del segmento ST, grados variables de  bloqueo auriculoventricular y fibrilación ventricular o asistolia.


Blanco Vidal M, Fdez-Obanza Windscheid E. Electrocardiografía básica. Aproximación práctica a la lectura del EKG. 2018.